Roboticina

Iris II, el ojo biónico mejorado

IMO es el único centro español que forma parte de un estudio multicéntrico europeo para probar los beneficios de un nuevo sistema de visión artificial, el IRIS II, desarrollado por la compañía Pixium Vision Este nuevo chip se fija sobre la retina, lo que simplifica la intervención y disminuye las probabilidades de un desprendimiento de retina y de otras complicaciones quirúrgicas respecto a los modelos que se implantan debajo de la retina. Además, el IRIS II utiliza un nuevo método de anclaje, que permite su extracción y posterior sustitución por modelos más evolucionados, que se confía que aparezcan en los próximos años y sobre los que ya existen prototipos.

En concreto, el estudio IRIS II, que comenzó el pasado mes de septiembre y que durará un mínimo de 18 meses y un máximo de 36, en función de los resultados, se llevará a cabo en 10 pacientes (uno por centro participante), que actualmente están en fase de selección. Los candidatos son personas ciegas que no pueden reconocer formas a causa de distrofias de retina como retinosis pigmentaria, distrofia de conos y bastones o coroideremia, las cuales provocan un daño en las células retinianas pero no impiden el buen funcionamiento del nervio óptico. Asimismo, no se incluyen en el ensayo pacientes con pérdida de visión por enfermedades como retinopatía diabética o miopía magna, entre otras, ni tampoco aquellos que, además, padecen determinadas patologías oculares (cataratas, estrabismo, nistagmus o ciertos problemas en la córnea). 

¿Cómo funciona el IRIS II?

Se trata de un microchip de silicona con 150 electrodos (tres veces más que la versión previa IRIS I), se implanta en la retina y la estimula artificialmente, permitiendo al paciente percibir formas y movimientos. Para ello, el sistema utiliza una minicámara bioinspirada que imita el funcionamiento del ojo humano, ya que captura de manera continua los cambios en el campo visual mediante píxeles independientes en el tiempo, en lugar de utilizar sensores de imagen que toman secuencias de vídeo fotogramas con datos redundantes. Desde esta minicámara, instalada en unas gafas, se envía la información que estimula la retina para que transmita señales de imagen al cerebro.

A continuación, os dejo un vídeo donde podréis entender mejor cómo funciona este importante avance en el campo de la medicina.



Fuente: www.neoteo.com

C.R.B


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: